Fundación Rodríguez-Monge

Mi especial agradecimiento a Elena Escobar Rodríguez-Monge que es quien me ha incitado, para hacer este apartado especial en memoria de la fundación creada con la donación  de su tío bisabuelo D. Miguel Rodríguez-Monge, y como no también para sus primos Pilar Aguado Rodríguez-Monge y Luis Azpiroz Azpiroz, su marido, que es quien ha realizado la investigación y la ha puesto a disposición de todos los que estén interesados, por la información genealógica e histórica de la familia Rodríguez-Monge.

Familia Rodríguez-Monge - Siglo XIX. Colmenar de Oreja

Escudo Rodriguez-Monge

Es en el siglo XIX, cuando la familia Rodríguez-Monge, hace acto de presencia en Colmenar de Oreja, y es por ello que comenzaré en esta etapa. 

Tres generaciones de la familia Rodríguez-Monge ocupan –en su madurez- el siglo XIX:

Lucio Rodríguez-Monge Gómez (1775-1837),

Manuel Rodríguez-Monge Vázquez Dávila Arce (1805-1871),

Manuel Rodríguez-Monge Santos (1837-1914).

Presentando cada uno de los Rodríguez-Monge un comportamiento específico:, Pasemos a detallar lo que conocemos de sus respectivas vidas:

Lucio Rodríguez-Monge (1765-1830)

Lucio Miguel Rodríguez-Monge Gómez, nació el 06 de julio de 1775 y bautizado el 13 de julio en la Iglesia Parroquial de Villarrubio Fue su padrino su abuelo paterno Juan Josef Rodríguez-Monge. Casado el ocho de febrero de 1804 en la Iglesia Parroquial de Colmenar de Oreja con Alfonsa Vázquez Dávila Arce y de la Espada. Oficiaron el matrimonio Manuel Rodríguez-Monge, hermano de Lucio, y capellán mayor del Monasterio de las Salesas en Madrid y el párroco Miguel Antonio de Alcolado.  Alfonsa nació en Colmenar de Oreja el 23 de enero de 1786 y falleció en 1824, después de otorgar testamento el 13 de diciembre de 1824.
Fallecido en Colmenar de Oreja, aproximadamente en 1840

Hijos,  todos nacidos en Colmenar de Oreja :

Manuel, nacido en 1805, del que hablaremos en otro epígrafe.
Agustín, nacido en 1808, vecino de Colmenar de Oreja, propietario.
Carmen, nacida en 1811.
Norberto, nacido el 06/06/1812, militar del Real Cuerpo de Guardia y del Regimiento de Caballería. Fallecido el 23/10/1841.
Salustiano, nacido en 1817. Presbítero, del hábito de Santiago. Fallecido en Aranjuez el 01/07/1870.
José, nacido en 1819, vecino de Colmenar de Oreja. Propietario. Casado en 1823 con Felipa Benito de Mingo.
Josefa, nacida en 1821. Fallecida en Aranjuez el 25 de enero de 1896.
Clemente, nacido en 1822.
Donato, nacido en 1824.

Vida profesional:  

Villarrubio: alcalde en 1804 y Regidor en 1800 y 1802.
Colmenar de Oreja: alcalde, regidor y procurador de forma ininterrumpida de 1811 a 1828.
Colmenar de Oreja: Labrador propietario.

la boda el 8 de febrero de 1804de Lucio con María Alfonsa Vázquez Dávila Arce, en una ceremonia oficiada por los sacerdotes Manuel Rodríguez-Monge, el hermano mayor de Lucio, y por Miguel Antonio Alcolado, párroco de Colmenar de Oreja y cuya familia establecería sólida amistad con los Rodríguez-Monge
el traslado del domicilio a la casa propiedad de su suegro y sita en la calle Plazuela de Palacio, 1, de Colmenar de Oreja. la presentación en 1806 del  pertinente pleito de hidalguía para que la Chancillería de Valladolid refrende su nobleza. la aceptación en 1811 de su carácter de hidalgo por el Ayuntamiento de Colmenar de Oreja. Dicha aceptación condujo  a que Lucio ejerciera desde 1811 hasta 1828 de manera continua su oficio de noble en el Ayuntamiento en los puestos de Regidor, Alcalde y Procurador.

Cambio de entorno familiar

La clase de tareas que realiza Lucio a partir del cambio de población de residencia y de estado civil no varía mucho: dedicarse a cuidar de su familia; de su patrimonio ejecutando las funciones de agricultor propietario; de sus oficios en el Ayuntamiento. 
Lo que sí varió fue el grado de importancia y cantidad de trabajo que implicaban dichas tareas, dado que el patrimonio familiar y el Ayuntamiento eran mucho más importantes que en su etapa de soltero.

Más importante que la variación en sus tareas fue el cambio de entorno familiar: deja de convivir con su familia de hidalgos Rodríguez-Monge y lo sustituye por la rama secundaria de una familia de nobles Vázquez Dávila Arce; deja la pequeña villa de Villarrubio y pasa a residir en Colmenar de Oreja, una población más importante.

No se tienen noticias de que mantuviera en Colmenar de Oreja ninguna relación con su familia de Villarrubio. Se integra  en su nueva familia de Vázquez Dávila Arce, durante el periodo de 1804 a 1825, en el que tiene el matrimonio a sus nueve hijos. 
En 1825 con el fallecimiento de su mujer María Alfonsa e inmediatamente después de su suegro Agustín desaparecen los dos últimos Vázquez Dávila Arce y esta familia queda integrada o subsumida en los Rodríguez-Monge.

La familia Vázquez Dávila Arce estaba afincada tradicionalmente en Ávila hasta el año  1600, trasladando su residencia a Ocaña de 1600 a 1700. De Ocaña se separan en 1700 dos ramas: la rama principal, la que detentaba el  título de Señores del Carpio, se traslada a vivir a Tordesillas, tras el matrimonio con los Lozano; la rama secundaria, tras el matrimonio con los Velasco, se traslada a vivir a Colmenar de Oreja en 1685.

La rama principal residente en Tordesillas desaparece con el fallecimiento en 1791 de  Ana Vázquez Dávila Arce, pasando el patrimonio familiar y el señorío de Carpio a la familia Mata Linares. Ana se había casado en 1740 con Francisco de la Mata Linares, del que hemos hablado a propósito del motín de Esquilache.

La rama secundaria desaparece ahora en 1825 con los fallecimientos de Agustín y María Alfonsa, suegro y esposa de Lucio, pasando su patrimonio a la familia Rodríguez-Monge.
 
Patrimonio  económico

El patrimonio aportado por Lucio Rodríguez-Monge a su matrimonio no debió ser especialmente  alto:

Instalaron su residieron en Colmenar en una casa de la Plazuela del Príncipe, que formaba parte del vínculo (mayorazgo) de María Velasco -del que luego hablaremos- pertenecía al suegro de Lucio.

Las operaciones de compra-venta de terreno (de las que hoy dispongamos documentación) se formalizaron en 7 escrituras: 5 fueron de venta y 2 de compra. Las 5 ventas eran de tierras que pertenecían a su mujer María, por cesión de su padre o a cuenta de la legítima del testamento de su padre.

De hecho, en el testamento de su mujer María en 1824 se expresa:  ”para subvenir a los precisos e indispensables gastos del mismo y a la manutención de nuestra dilatada familia, se han vendido algunas fincas propias del mayorazgo que poseo”.

El manifiesto carácter desprendido de su suegro Agustín. En sus operaciones de compra-venta de terreno se formalizaron 54 escrituras: 52 fueron de venta y 2 de compra. Dado que María fue su única hija es presumible que Lucio y María participaron de su generosidad.

El patrimonio que dejaron a sus herederos se distribuyó así. A Manuel Rodríguez-Monge Vázquez Dávila Arce, el mayor de los hijos, le correspondió a la muerte de su abuelo en 1825, y estando todavía vigente la ley del mayorazgo, el vínculo de María Velasco que valorado en pesetas de 1870 ascendía a 40.000 pesetas.

A los nueve hijos, a partes iguales, los bienes restantes de la legítima, que no creemos fueran muchos. 

El vínculo de María Velasco.
María Velasco, rica propietaria de Colmenar de Oreja, viuda y sin hijos divide su patrimonio -en su testamento en 1699- en cuatro lotes dándole a cada uno la forma de vínculo y organizando su orden sucesorio. Los sucesores iniciales son diversos sobrinos suyos, pero al fallecer todos sin casi descendencia, acaban los cuatro vínculos perteneciendo a Diego Vázquez Dávila Arce, y por el orden sucesorio establecido a Agustín V.D.A. suegro de Lucio Rodríguez-Monge, y luego a Manuel Rodríguez-Monge V.D.A., hijo de Lucio. Estos vínculos estaban valorados en el testamento de 1699 en 88.000 reales, y en 1870 en la división de bienes de Manuel R.M. V.D.A. en  40.000 pesetas. El vínculo estaba formado mayoritariamente por diversas tierras, incluyendo también dos edificios, uno de los cuales es la citada casa de Plazuela del Príncipe en Colmenar.


Manuel Rodríguez-Monge (1805-1871)

Manuel Rodríguez-Monge Vázquez Dávila Arce, nació en 1805 en Colmenar de Oreja.
Casado el 12 de agosto de 1833, en el Real Colegio de doncellas nobles de Toledo, con Juana Santos  y Vicioso Frías. Juana nació en Madrid en 1805 y falleció también en Madrid el 20 de marzo de 1863, después de otorgar testamento el 25 de abril de 1862.
Fallecido en Madrid el 22 de enero de 1871, después de otorgar testamento el 21 de enero de 1871.

Hijos,  todos nacidos en Colmenar de Oreja :
Carmen, nacida el 12/05/1834. Soltera. Fallecida en Madrid el 26/12/1913. 
Manuel, nacido el 17/04/1837, del que hablaremos en otro epígrafe.
Mariano, nacido el 16/09/1838. Soltero. Fallecido en Colmenar de Oreja el 13/11/1871.
José, nacido en 1843. Fallecido en Panticosa (Huesca) el 31/07/1863.

Vida profesional:  
Abogado de los Reales Consejos.
Diputado provincial de Madrid, elegido en 1863 en el colegio electoral de Chinchón, formando parte en 1864 de la comisión de Bagajes.

Profesión de abogado
Manuel Rodríguez-Monge Vázquez Dávila Arce es el  primer profesional de la familia, en el sentido moderno de la palabra, titulándose en Derecho y ejerciendo su profesión de abogado de los Reales Consejos.
Su actividad en las administraciones públicas y sus responsabilidades como propietario de fincas y tierras en Colmenar de Oreja son marginales en su vida. 
En consecuencia, deja su residencia en Colmenar de Oreja y se traslada a vivir a Madrid. Reside desde 1850 en la calle San Bartolomé 27, para trasladarse poco después a la calle Valverde 33, donde fallece su mujer Juana en 1863 y él mismo en 1871.
Lleva así una vida cosmopolita, diferente de la de su padre en Colmenar de Oreja y en las antípodas de sus abuelos en Villarrubio.
 
Comportamiento social y político muy tradicional
Sus posiciones políticas y su correspondencia nos presenta  a un hombre monárquico, muy conservador, que busca desarrollar los mismos  objetivos de ascenso en la escala social que su padre Lucio:
Alimenta  la relación entre la gente noble, destacando su amistad con  José Solano de la Mata Linares, marqués del Socorro, testigo en su testamento.
 
Forma parte del reducido entorno de amigos del segundo marido de la Reina Madre Cristina, Agustín Muñoz y Sánchez, el que fue sargento de su guardia real, nombrado duque de Riansares (estación -cercana a Villarrubio-, de donde era natural). Solicita repetidamente al duque un puesto en la Corte para su hija Carmen, como el de camarista de la infanta Isabel  (hija de Isabel II).

“Mi hija Carmen se recomienda de nuevo a S.M. y a la generosa bondad de Usted pero ahora muy principalmente con motivo de haberse sacado dos camaristas de S.A. la Señora Infanta Doña Isabel, se dice que van a reemplazarlas y aun aumentar alguna más. La ocasión pues es muy oportuna para si S.M. y Usted tuvieran a bien ejercer una vez más sus bondades con mi familia recomendando de nuevo la pretensión de mi Carmen a S.M. la Reyna Doña Isabel, al hacerlo así no sólo ejercerían una obra de caridad sino que añadirían nuevos títulos a nuestra gratitud y afecto.”

Tuvo  puntuales apariciones políticas:

Fue  intranscendente su elección –por sorteo- en  1837 como miembro de la Junta Municipal de Colmenar de Oreja, para negociar con las tropas carlistas que acampaban en sus alrededores
Y fue alborotada su elección –por sufragio- en 1863 como diputado por Chinchón para la diputación  provincial. Se presentó por el partido judicial de Chinchón (que comprendía las dos secciones de Chinchón y Colmenar de Oreja). Su elección fue conflictiva y denunciada por una parte importante de vecinos, que consiguieron la anulación de su elección ante el Tribunal Provincial, pero en el recurso de apelación el Ministerio dio la razón a Manuel, que ocupó su puesto en la Diputación Provincial.

Entorno familiar difícil

La vida familiar no fue fácil a partir de 1855, cumplidos los cincuenta años Manuel y su mujer Juana y veinte años sus hijos.
Les castigaron las enfermedades:

Mariano, incapacitado, de constitución  enfermiza (“el manquito” le apodan cariñosamente en Colmenar de Oreja), que permanece viviendo en Colmenar de Oreja, donde fallece con 33 años y está enterrado en el cementerio parroquial. 
José, débil, que fallece de tuberculosis en el sanatorio de Panticosa a los 20 años , cuando acababa de ingresar en la Academia Militar.

Y además fue claramente mala la relación de ambos padres con  su  hijo Manuel, lo que motivó que tuvieran una relación mucho más lejana con él que con su hija Carmen.

Se establece un distanciamiento físico con Manuel, que es el mayor de los varones e ingresa en la Academia Militar “contra su voluntad, obligado por su padre”, solicita  ir destinado a Cuba en 1860 no pudiendo asistir al fallecimiento de su madre en 1863 ni recibiendo la visita de su padre en su boda en Cuba en 1866. Su hija Carmen siempre se mantuvo muy cerca de ellos.

La correspondencia del padre manifiesta un claro cariño y preocupación por el futuro de su hija Carmen. Su hijo Manuel nunca es citado.

El testamento de  su madre primero y el de su padre después dejan a Manuel sólo lo que estaban obligados por ley, favoreciendo todo lo posible a su hija Carmen y al incapacitado Mariano.

El  testamento de Juana Santos Frías en 1862 manifiesta: 
“mejora en el tercio de todos sus bienes a mi hija Carmen, y en el quinto a mi hijo Mariano que se halla enfermo, con la condición de que a su muerte el dicho quinto pase a mi hija Carmen en usufructo, y a su vez a su fallecimiento pase en propiedad a mi hijo José, del remanente que quedare nombro únicos y universales herederos a Carmen, Manuel, Mariano y José”.

El testamento de Manuel Rodríguez-Monge en 1871 manifiesta: 
“a sus hijos Carmen de estado soltera y a Mariano que se halla imposibilitado les mejora a ambos en el tercio y quinto de todos sus bienes; del remanente que quedare nombra únicos y universales herederos a Carmen, Manuel y Mariano”.

 Una vez fallecidos los padres permanece una cierta brecha entre los dos hermanos, como lo manifiestan sus respectivos testamentos:

El testamento de Manuel hijo en 1890 cita sólo a sus padres, como dato documental, y no cita a su hermana..

El testamento de Carmen en 1910:

se deshace en atenciones con sus padres: dispone de varias disposiciones comprometiendo misas y limosnas para  bien de sus padres, y sobre todo de resaltar sus tumbas, construyendo una cripta para que entierren allí exclusivamente a sus padres y a ella misma : “el remanente de todos sus bienes se venderá en pública subasta extrajudicial por los albaceas y el producto de su venta se invertirá en la suntuosidad de la capilla cuya edificación y sitio elijan los albaceas, donde reposen mis restos y los de mis padres. La capilla ha de ser destinada al culto de Nuestra Señora del Carmen y el cadáver de la testadora se colocará en medio de los de sus padres y en el centro de la capilla”. 

Testa una cantidad de dinero significativamente bajo a su hermano, sacando a relucir a continuación viejas batallas sobre la cantidad que ella había recibido de su otro hermano Mariano fallecido en 1871. 
 
Quizás estas diferencias entre hermanos tuvieron el efecto muy favorable del cambio de orientación social de Manuel hijo, abandonando la línea tradicional y clasista de su padre, e incorporándose a la nueva burguesía industrial. Carmen, por el contrario, se mantuvo en la ya decadente ideología.
 
Patrimonio  económico

Al fallecimiento de Manuel en 1871 el patrimonio familiar ascendía a 94.444.5 pts., de las que 82.536,50 eran bienes inmuebles, y el resto mobiliario, alhajas, frutos y semovientes.
El origen de las 94.444,50 pts. de dicho patrimonio es el siguiente:

De los bienes aportados al matrimonio por Manuel R-M V.D.A 43.062,25
                               Vínculo María Velasco:                          36.252,25
                               Vínculo Catalina González                      6.810,00 

De los bienes aportados al matrimonio por Juana Santos Frías  51.381,25:
                Herencia de su tía Joaquina Frías                            19.000,00
                Dote                                                                                 9.165.25
                Bienes  parafernales (privativos de la esposa)       23.216.00 

Este patrimonio de casi 100.000 pts.  en los años 1870 era importante. Valga como términos de comparación , que la mansión de Plazuela de Palacio en Colmenar de Oreja está valorada en 9.000 pesetas, y  la casa-palacio magnífica que su hijo Manuel Rodríguez-Monge Santos compra en 1970 en Aranjuez le cuesta 17.000 pesetas.
 
Manuel  Rodríguez-Monge y Juana Santos mantuvieron su patrimonio, sin aumento ni disminución importante, respecto del que recibieron de sus antecesores. Esto implica una valoración positiva del trabajo realizado por ellos.

Manuel Rodríguez-Monge (1830-1914)

Manuel Rodríguez-Monge Santos, nació el 17 de abril de 1837 y fue bautizado el 18 de abril en la Iglesia Parroquial de Colmenar de Oreja, siendo  padrino su abuelo paterno Lucio Rodríguez-Monge Gómez.
Casado el 31 de marzo de 1866, en la iglesia de la Caridad en Puerto Príncipe (hoy llamado Camaguey) con Caridad Xiques  Masvidal, hija de Juan Ramón Xiques –comandante del batallón de milicias disciplinadas de Puerto Príncipe-  y Dolores Masvidal. Caridad nació en Puerto Príncipe (Cuba) el 18 de mayo de 1845 y falleció en Aranjuez el 15 de julio de 1900, tras otorgar testamento el 11 de septiembre de 1890.
Fallecido en Aranjuez el 7 de noviembre de 1914, después de otorgar testamento el 11 de septiembre de 1890

Hijos:
José, nacido en Puerto Príncipe (hoy llamado Camaguey) el 18/03/1868. Casado con Joaquina Huete. 
Elena, nacida en Aranjuez en 1873. C
Salustiano, nacido en Aranjuez el 20 de febrero de 1877. Casado el 10 de enero de 1910 con Aurora Rodríguez. Fallecido en 1936, en la guerra civil.
Juana, nacida en Aranjuez en 1879. Casada con Benito Lariz. Fallecida en 1910.
Manuel, nacido en Aranjuez el 16 de julio de 1882. Casado con Guadalupe García-Alonso.  Fusilado en la guerra civil junto a su hijo Cándido el 25 de julio de 1936. 
Antonio, nacido en Aranjuez el 10 de junio de 1883, Casado el 28 de mayo de 1911 con María  Amat Mendieta. Fallecido en Madrid el 24 de octubre de 1966.
Mariano, nacido en Aranjuez en 1885 y fallecido en 1935. Soltero.
Lola, nacida en Aranjuez en 1887 y fallecida en 1972. Soltera.

Vida profesional: 
 Once años en el Ejército, en el cuerpo de Administración Militar, finalizando su carrera como capitán
31/03/1855: ingresa en la Escuela de Administración Militar.
31/07/1860: fin de sus estudios, siendo nombrado subteniente.
20/12/1860: destinado a Cuba, con la categoría de teniente.
19/05/1864: recibe la cruz de caballero de la orden americana de Isabel la Católica.
16/09/1868: ascendido a capitán por antigüedad.
29/09/1868: comisario de 2º grado.
01/03/1870: se le concede su solicitud de retorno a la península.
30/06/1870: desembarca en Barcelona.
10/10/1870: destinado a Barcelona.
03/02/1871: se le concede el retiro, sin sueldo, con derecho a usar el uniforme de capitán.

Manuel Rodríguez-Monge  fue una persona de muy positiva trascendencia en la historia de nuestra familia.

Fue el primer empresario de la familia. En aquel momento se estaba desarrollando la industria en España, y Manuel supo abandonar el concepto tradicional imperante hasta entonces  en la familia, abandonando su carrera militar y convirtiéndose en un empresario exitoso.

Esta decisión de cambio de Manuel  fue tan importante como la que en su día tomó Lucio Rodríguez-Monge cuando dejó Villarrubio para ir a Colmenar de Oreja, y dejó a su familia para unirse con los Vázquez Dávila Arce.

Creó una familia de gran tamaño y solidez. Tuvo ocho hijos que permanecieron muy unidos y fueron una institución en el Aranjuez de principios del siglo XX. Con ellos convivieron estrechamente sus tíos abuelos Salustiano y Josefa, sus tías Carmen y Luisa, y algo menos  intensamente su tío Miguel. No tuvieron primos.

La decisión de Manuel Rodríguez-Monge de convertirse en empresario le obligó a dos renuncias importantes:

Renunció a su carrera militar. Su hoja de servicios no es brillante, porque al pertenecer al Cuerpo de Administración no estuvo   en primera fila, en las contiendas que vivió en Cuba. Estaba allí cuando se combatió en la Guerra de Restauración (1863-1865) en  la República Dominicana, que finalizó con la independencia dominicana. También conoció los dos primeros años de la guerra de los diez años (1868-1878) en Cuba, la primera de las tres guerras que terminaron con la independencia de la isla.
Desconocemos cuál fue el comportamiento de la familia de su mujer durante la primera guerra de independencia en Cuba. Había fallecido el padre de su mujer en 1856, siendo comandante del batallón de milicias disciplinadas, tropas nativas que estaban entroncadas en la estructura militar española en Cuba. Los dos hermanos de su mujer Caridad, Belén y José, tuvieron estrecha relación con los insurgentes. José fue deportado a la isla de Pinos. Belén se casó con Zacarías Rodríguez, catalogado como infidente por el ejército  español, lo que motivó que el ejército español embargara todos los bienes de la familia Xiques.
Esta renuncia le tuvo que ser costosa aunque solo relativamente, pues  su temperamento no parece que se amoldara mucho a la disciplinada vida  militar y le condujo a algunos percances.

Renunció al anterior estilo de vida familiar. Su padre había mantenido las esperanzas de  una vida  más entroncada  con la aristocracia, y manteniendo las formas de vida  tradicionales de sus mayores. Manuel  rompe con esos anhelos, deja de desear títulos nobiliarios, y traslada su residencia a Aranjuez, instalando su residencia en una casa-palacio que compra en el centro de la ciudad, en la calle del Rey. Adquiere una explotación agraria en La Vega y posteriormente compra una fábrica de harinas.
Lo único que compartió con su padre fue su filosofía de no tocar el patrimonio familiar. A pesar de sus múltiples inversiones   nunca quiso vender nada de dicho patrimonio  en Colmenar de Oreja, que trasladó íntegramente a sus hijos.

Miguel Rodríguez-Monge Benito (1849-1927), nació el 7 de mayo de 1850 y fue bautizado en la Iglesia Parroquial de Colmenar de Oreja. Hijo de José Rodríguez-Monge Vázquez Dávila Arce y de Felipa Benito de Mingo, ambos naturales y vecinos de Colmenar de Oreja.

Casado con Elisa Arteaga Rojas, nacida en 1861, hija de Facundo Arteaga –natural de Bilbao-y de Ángeles Rojas –natural de Tembleque (Toledo). Elisa falleció en Madrid el 03/02/1931, después de otorgar testamento el 15/03/1897 y el 05/11/1901.

Fallecido en Madrid el 2 de enero de 1927, después de otorgar testamento el 15/03/1897, el 31/03/1901 y el 23/11/1914.  Sin hijos.
 
Datos familiares:
Su padre, José Rodríguez-Monge Vázquez Dávila Arce (1819 -1890), era el séptimo hijo de mi 4º abuelo Lucio Rodríguez-Monge Gómez y hermano de mi tatarabuelo , el abogado Manuel Rodríguez-Monge. José vivió siempre en Colmenar de Oreja, llevando vida de propietario agrícola.

Su madre, Felipa Benito de Mingo (1823-1852) era también natural de Colmenar de Oreja y de familia de propietarios agrícolas.
Miguel  tuvo dos hermanos: Antonio (1848 – 1884), llamado “el cubano” por sus primos y María Luisa (1851-1930), llamada “Luisita”.
Antonio, su hermano,  tuvo una vida nada ejemplar. Se matriculó durante dos cursos (1868/69 y 1869/70) en primero de derecho en la Universidad Central de Madrid, abandonando la carrera. Obtuvo puesto de oficial contador en 1881 en Puerto Rico, pero tuvo que permutar el puesto de destino y retrasar su viaje por enfermedad. En 1884 llega a ocupar su puesto en Agradilla (Puerto Rico) y a los pocos meses fallece. Tuvo dos hijas naturales: Carmen y Concepción Sepúlveda, a las que no quiso dar su apellido.
 
Vida profesional:
Se desarrolló en el Cuerpo de Telégrafos, ingresando el 27/06/1870 y jubilándose como Director del Museo y Talleres el 07/05/1915
27/06/1870 – 03/01/1902: Oficial segundo de Estación
Destinos:            27/06/1870 – 20/07/1879: Tembleque.
                             20/07/1879 – 22/05/1891: Aranjuez
                             22/05/1891 – 07/08/1893: Toledo
                             07/08/1893 – 03/01/1902: Madrid. Neg.3º

03/01/1902 – 22/05/1905:           Oficial primero de Estación.
Destino: Jefe del 8º negociado. Dirección General Correos y Telégrafos. Madrid

22/05/1905 – 20/09/1906:           Subdirector de Sección.
Destino: Subdirector. Zaragoza

20/09/1906 – 21/11/1908:           Director de Sección de segunda clase
Destino: Director. Zaragoza primero, Cádiz después.

21/11/1908 – 01/01/1910:           Director de Sección de primera clase
Destino: Director. Cádiz

01/01/1910 – 04/03/1912:           Jefe de Centro
Destino: Director. Sevilla.

04/03/1912 – 07/05/1915:           Inspector. 
Destino: Director del Museo y Talleres. Madrid.

La formación de Miguel Rodríguez-Monge en telegrafía no se realizó tras obtener primero la titulación  y luego aplicarla en el trabajo, como sucede hoy en día. Tras un primer examen para entrar en el Cuerpo (con asignaturas básicas de geometría, electricidad,…) su formación se fue desarrollando simultáneamente al nacimiento e instalación de las distintas ramas de la telegrafía.

El telégrafo eléctrico comenzó en España en 1833. La red telegráfica  se comenzó  a construir en 1852, quedando instalada en 1854 la línea entre Madrid e Irún. Cuando Miguel Rodríguez-Monge entra en 1870 a trabajar en la estación de Tembleque, todavía está en construcción la red nacional (no termina hasta 1900). Cuando Miguel asciende en 1905 a la categoría de subdirector, destinado a Zaragoza, se inicia en España la telegrafía sin hilo. La radio en España se regula en 1908 y el primer grupo empresarial es Marconi, que se instala en España en 1910.

Siendo Miguel Rodríguez-Monge el tercer puesto más importante en el escalafón del  Cuerpo, y director del Museo y Talleres de Telegrafía en Madrid - faltándole sólo dos años para la jubilación-,  se creó en 1913 la Escuela Superior de Telegrafía (germen de la actual Escuela Superior de Telecomunicaciones). 

Así pues, Miguel tuvo una evolución profesional exitosa en un sector que iniciaba su expansión en España.
 
Pero la peculiaridad más  importante  y específica de Miguel Rodríguez-Monge es el haber legado, en su testamento de 1914, todo su patrimonio para cumplir un fin social: la ayuda a los necesitados.  Ello fue posible sin duda por no haber tenido hijos, pero no obsta para merecer todo nuestro reconocimiento.

Tenía múltiples ejemplos en la  familia  de fallecimientos de solteros, que normalmente dejaban sus legados a sus hermanos, sobrinos o amistades. El caso más próximo  a su fallecimiento y de condición económica similar a la suya era el de su  prima Carmen Rodríguez-Monge, que escribe su testamento en 1910 y fallece en 1913, y que deja su fortuna a diversos familiares y amigos, y especialmente a crear una cripta mortuoria donde reposen de forma brillante ella y sus padres. Él, no siguió dichos ejemplos, y eligió el fin social de su patrimonio.

Sin duda, la causa principal de destinar su patrimonio a un fin social fue el ser un hombre bueno. Así lo manifiestan los testamentos de sus familiares, que le eligen repetidamente como albacea o como defensor de los hijos menores de edad.

TESTAMENTOS EN QUE ES CITADO MIGUEL RODRÍGUEZ-MONGE

24/09/1885
primera redacción del testamento de su tía Josefa Rodríguez-Monge VDA
legándole el armario de los libros y los libros que quiera escoger. Son nombrados albaceas y herederos por igual José RM VDA y Manuel RM Santos.

11/09/1890
testamento de su primo Manuel RM Santos
Nombra a Miguel RM Benito defensor de los derechos de sus hijos menores.

11/09/1890
testamento de Caridad Xiques Masvidal (esposa de Manuel RM Santos).
Nombra a miguel RM Benito defensor de los derechos de sus hijos menores.

24/09/1890
tercera redacción del testamento de su tía Josefa Rodríguez-Monge VDA
se nombra como único heredero a Manuel RM Santos. Lega algunos bienes a José RM VDA, Maria Luisa RM Benito y Miguel RM Benito (incluido armario y libros). Son albaceas Manuel RM Santos y Miguel RM Benito.

25/10/1893
cuarta redacción del testamento de su tía Josefa Rodríguez-Monge VDA.
Mantiene como heredero único a Manuel RM Santos, y lega a Miguel RM Benito el armario de libros y a Maria Luisa RM Benito dinero. Son albaceas Manuel RM Santos y Miguel RM Benito

07/06/1910
testamento de Carmen RM Santos
Nombra albaceas a Miguel RM Benito y a Manuel RM Santo

También influyó en el destino social de su patrimonio sus experiencias amargas con la familia. En 1853, siendo un niño de tres años fallece su madre, y su padre permanece sólo hasta su fallecimiento. Antonio, su hermano mayor, fue más un castigo para su familia que una ayuda, pues tuvo un comportamiento profesional horroroso perdiendo el tiempo en Madrid mientras decía estudiar derecho, y un comportamiento social poco ejemplar,  sin querer reconocer ni dar su apellido a sus hijas Carmen y Concepción. Tuvo múltiples enfermedades antes de fallecer en Puerto Rico en 1884.

Esta situación motivó el que en 1879 Miguel pidiera el traslado voluntario de telegrafista de Tembleque a Aranjuez, para así estar cerca de su padre en Colmenar. Allí permaneció hasta 1893 en que pidió traslado a Toledo, pues su padre había fallecido en 1891. Tras su muerte, Miguel no quiso dedicarse en exclusiva a gestionar el patrimonio agrícola de su padre, sino que prefirió continuar con su profesión de telegrafista

Lapida

La familia que le quedaba a Miguel en 1891 era la de sus primos Carmen –soltera- y Manuel Rodríguez-Monge Santos, hábil empresario y con familia muy numerosa en Aranjuez. Tras la muerte de su padre Miguel se fue distanciando de ellos, lo que se traduce en una pérdida progresiva de importancia en los diversos testamentos que redactó, y especialmente en el último de 1914, en el que deja todo su patrimonio a los necesitados.

Fallecido Miguel Rodríguez-Monge en 1927, su hermana Luisa en 1930 y su mujer Elisa en 1931 el pueblo de Colmenar de Oreja pudo recibir los beneficios de su patrimonio, a través de la Fundación Rodríguez-Monge.

El ayuntamiento de Colmenar de Oreja en agradecimiento a su donación, dio el nombre de “Miguel Rodríguez-Monge” a una plaza del pueblo colindante con la iglesia parroquial.

Descanse en paz D. Miguel Rodríguez-Monge. La única pena es que sus restos descansen aislados, lejos de los restos de su mujer Elisa y de su padre. No ha sido posible reunirlos , pues no lo permiten las disposiciones de la familia de su mujer en el primer caso.

​En el segundo caso, no ha sido posible su traslado a Colmenar de Oreja junto a su padre, porque el patronato actual de la Fundación Rodríguez-Monge no ha manifestado ningún interés en ocuparse de la tumba de su fundador.

© Copyright SiteName. Todos los derechos reservados.
Juan  Rodriguez Duran