Banda de Musica de Colmenar de Oreja

La banda de música actual, no es la primera de la que disfruta nuestro municipio, como ocurre en otras artes, el colmenarete siempre ha sentido mucho interés por la música, lo que a lo largo de los años ha dado lugar a diferentes bandas.

Banda de Colmenar de Oreja años 1910-1920

Banda de Colmenar de Oreja años 1910-1920

Banda de Colmenar de Oreja años 60

Banda de Colmenar de Oreja años 60

Cornetas y tambores

La primera que recuerdan muchos componentes de la actual es la de “Cornetas y Tambores”.

​Aunque las fechas bailan sobre si su creación fue en 1978, en 1979 ó en 1980, lo que es seguro es que muchos de los integrantes de la nueva Banda de Colmenar aprendieron a tocar un instrumento, cuando solo eran chavales, en aquella formación que dirigían Ángel Velasco, el ‘Jarillo’, Miera, Cochero, etc. En fin, gente de Colmenar, alguno de ellos ya fallecido.

Banda 1970

La importancia de aquella banda la dicen sus cifras: la formaban más de 60 niños y unas 50 ‘majorettes’. Poco tiempo después, a los dos o tres años, Antonio López y Emilio García, dos personas también del pueblo, comenzaron a dar clases de solfeo en unas dependencias del Ayuntamiento, y allí que acudieron la mayoría de niños que formaban los “Cornetas y Tambores”. Era la prolongación natural de aquella primera banda, que luego también contaría con la dirección de Ramón Garés y Luis Sánchez Romano. Aquella experiencia duró bastantes años," hasta 1987 ó 1988”, calculan antiguos componentes haciendo memoria.

En aquella época los entonces niños de la banda de Colmenar recorrieron toda la Comunidad de Madrid, destacando actuaciones importantes en el Teatro de La Latina, en la Plaza de Toros de Las Ventas o en Televisión Española. Sin olvidar, como nos dicen, un año en el que durante una semana entera se desplazaron a Colmenar Viejo para emocionar a los allí presentes. Y cuando esta primera banda, o segunda si la gente decide que eran orquestas distintas, desapareció, el Ayuntamiento decidió crear otra. Eran finales de los años ochenta y principios de la década de los noventa. Con ello y bajo la dirección de Antonio Santamaría, empezó otro proyecto musical con “seis u ocho miembros, pero en el que poco a poco la gente se fue animando y se juntamos alrededor de 45 personas”. Un proyecto que duró más o menos 10 años y que murió casi con el siglo pasado, alrededor del año 2000.

En ese momento se apagaron las ilusiones de mucha gente del pueblo, gente que habían comenzado como niños y se habían hecho hombres en la Banda de Colmenar, que se habían formado como personas. que habían aprendido a tocar un instrumento y que habían disfrutado de la música en compañía de otros paisanos y amigos.

El retorno de una ilusión

Para responder a ello nos tenemos que remontar al verano de 2009, como cada año, y durante los primeros días de agosto, el Grupo Junior, perteneciente a la Iglesia parroquial, organiza un Campamento en Almería para los niños de Colmenar y de los pueblos más cercanos, este campamento cuenta con una larga trayectoria y es raro el muchacho colmenarete que alguna vez no ha pasado por allí. Para cuidar de tanto ‘renacuajo’, allí se desplazan unos cuantos adultos, voluntarios todos ellos, que se encargan cada día de organizar un montón de actividades, que entre playa y mucho cachondeo hacen de cada agosto algo inolvidable.

Pues bien, en el citado 2009, entre esos voluntarios había tres personas (Gonzalo, José y Cipriano) que a la postre posibilitaron que la Banda de Colmenar sea hoy en día una realidad, porque fue allí donde se plantó la semilla que ahora hace que cada domingo unas 30 personas se reúnan en la Casa de Cultura con la única ilusión de hacer música, y de disfrutar tocándola, claro está. 

Pero, ¿cómo surge todo?

Charanga los atufaos

Resulta que ese verano de 2009 el campamento iba de fiestas regionales, y uno de esos días en la playa, Gonzalo sacó una trompeta, José Ejeda una Caja, que le había dejado su cuñado, y Cipriano el saxofón, también se agregó otro chico, que no pertenece a la Banda, pero que empezó a tocar el bombo “y no veas la que montaron”.


Después de aquello, y ante la exitosa acogida que tuvieron en aquella playa de Almería; Gonzalo, José Ejeda y ‘Cipri’ decidieron que aquella improvisada reunión de instrumentos se tenía que tornar en algo más “serio”, y así fue como contactaron con otros amigos, interesados también en la música, para acabar montando una charanga, una comparsa que salió por primera vez en Colmenar durante las fiestas de septiembre de 2009. Además, con el apoyo de algunos comercios y empresarios del pueblo, se compraron gigantes y cabezudos que en esas fechas hicieron las delicias de los más pequeños del lugar.


La idea surgida en Almería ya no la pudo parar nadie, la charanga “Los Atufaos”, que así se hicieron llamar, sobrepasó las fronteras del pueblo para acudir a todo lugar, fiesta o despedida de soltero donde se les requería, y aunque ya han pasado más de dos años la charanga cada día está más ilusionada y son felices tocando y hacen felices a la gente que les escucha y que se divierte con su música. Una manera inmejorable de pasárselo bien.

Pero, ¿cómo la charanga se transforma en Banda?

Al ir la cosa a más, deciden en 2010 constituir una asociación "Asociación Musical Cultural", estando actualmente registrados y con unos estatutos redactados. La asociación cuenta con una directiva, en la que hay un presidente, una vicepresidenta, un secretario, un tesorero y cuatro vocales, como Banda llevan desde noviembre del 2011, que fue cuando empezaron los ensayos. Cada domingo se reúnen a partir de las 12:00 en la Casa de la Cultura, que es el sitio que el Consistorio les ha cedido para que desarrollen su actividad.

Además, en el 2012 ha dado comienzo otro proyecto muy ilusionante” clases gratuitas para todo aquel niño, y no tan niño, que quiera aprender a tocar un instrumento", sin competir por ello con la Escuela de Música.

En la siguiente foto, podemos ver a la actual banda en una secuencia de su concierto de verano en julio del 2012, en la Hospedería Rural.

Banda de Musica
© Copyright SiteName. Todos los derechos reservados.
Juan  Rodriguez Duran